Enfermedad cerebrovascular

¿Qué es la enfermedad cerebrovascular?

Un accidente cerebrovascular (o ataque cerebral) puede deberse a un conjunto de enfermedades cuya característica común es la interrupción de la llegada de sangre a una parte del cerebro. Esa interrupción de sangre suele deberse a una trombosis o a una hemorragia.

La trombosis a su vez puede deberse a la formación de una placa en la propia arteria del cerebro (arteriosclerosis) o a la llegada de un trombo desde otra parte del cuerpo (embolia cerebral), habitualmente desde el corazón. La trombosis causa el 80% de casos de enfermedad cerebrovascular.

Defunciones por ACV2010Cuando la interrupción de la llegada de sangre dura menos de 24 horas, hablamos de ataque isquémico transitorio.

Es un problema muy frecuente e importante en todos los países desarrollados. En España, en 2010, por enfermedad cerebrovascular:

  • Ingresaron 117.338 personas en los hospitales españoles (62.457 varones, 54.880 mujeres)
  • La duración media de su estancia hospitalaria fue de 10,4 días
  • Murieron más de 30.000 personas y es más frecuente con la edad (Figura 1)

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad cerebrovascular?

Estos son alguno de los síntomas de la enfermedad cerebrovascular aguda, ante los que debe recurrir a un médico de forma urgente: 

  • Entumecimiento súbito o debilidad en la cara, brazo o pierna, especialmente de un mismo lado del cuerpo.
  • Dificultad para hablar o comprender o estado de confusión de inicio brusco.
  • Pérdida o dificultad brusca para ver por uno o ambos ojos o visión doble.
  • Dificultad brusca para caminar o pérdida del equilibrio o dificultades de la coordinación.
  • Dolor de cabeza súbito e intenso, sin causa conocida.

Los síntomas pueden variar según el área del cerebro afectada.

A veces estos síntomas aparecen y desaparecen en poco tiempo, por lo que algunas personas los minusvaloran y no acuden al médico. Sin embargo, aunque duren poco y se resuelvan espontáneamente debes acudir a tu médico. Es posible que se trate de un ataque isquémico transitorio que indica un problema serio que debe estudiarse y tratarse con urgencia.

¿Cuáles son los factores de riesgo de enfermedad cardio o cerebrovascular?

Un factor de riesgo para sufrir una enfermedad es un problema o un hábito que hace aumentar tus posibilidades de sufrir esa enfermedad. Por ejemplo, si fumas (hábito), tienes más probabilidades de sufrir un infarto de miocardio (enfermedad cardiovascular). Por tanto, el hábito de fumar es un factor de riesgo del infarto de miocardio.

Habitualmente la existencia de varios factores, más que sumar, multiplica el riesgo de padecer la enfermedad. Por otra parte, no tener un factor de riesgo no significa que se esté libre de padecer la enfermedad, solo que el riesgo de tenerla disminuye a medida que disminuye el número y gravedad de los factores de riesgo.

Entre los factores de riesgo de un problema, hay algunos que la persona no puede controlar y otros que sí puede. Por ejemplo: no podemos controlar la edad, aunque suponga un factor de riesgo para sufrir un infarto de miocardio (a más edad, más posibilidades de infarto), pero sí podemos controlar el hábito de fumar (si lo dejamos, nuestro riesgo de sufrir un infarto disminuye).

Estos son los principales factores de riesgo para sufrir una enfermedad vascular que podemos modificar:

  • Presión arterial elevada. La hipertensión arterial es un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares. Podemos controlarla con una dieta apropiada y en ocasiones con medicamentos. Es el factor de riesgo más importante del ataque cerebral y aumenta de 2 a 4 veces el riesgo de tener un ataque cerebral antes de los 80 años.
  • Colesterol elevado (hipercolesterolemia). Lo mismo que en el caso de la hipertensión, las personas que tienen hipercolesterolemia o dislipemia tienen más riesgo de sufrir enfermedades vasculares. El colesterol se deposita en los vasos sanguíneos ocasionando aterosclerosis.
  • Tabaquismo. Fumar aumenta de 2-4 veces el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular o cerebrovascular. Si fumas debes dejar de hacerlo. Si tienes dificultades para hacerlo por ti mismo, puedes pedir ayuda a tu médico.
  • Sobrepeso u obesidad. Con una dieta sana y baja en calorías puedes normalizar tu peso. También puedes pedir consejo y ayuda si tienes dudas o dificultades para normalizarlo y mantenerte en el peso apropiado.
  • Diabetes. Si tienes diabetes, su control influye positivamente en las posibilidades de sufrir un evento vascular. La diabetes puede afectar a los vasos sanguíneos de todo el cuerpo, incluido corazón, cerebro, riñón y ojos.
  • Sedentarismo. La obesidad y la inactividad están asociadas con la hipertensión, diabetes y enfermedad cardíaca. Mantenerte activo y hacer ejercicio físico regularmente tiene muchas ventajas. Puedes hacerlo sin ayuda o con el consejo de tu médico.
  • Enfermedad cardíaca. Algunos problemas cardíacos frecuentes como la enfermedad coronaria, defectos valvulares, fibrilación auricular y aumento de tamaño de una de las cámaras cardíacas pueden facilitar la generación de coágulos sanguíneos que pueden desprenderse y provocar un ataque cerebral (embolia cerebral). La fibrilación auricular (una arritmia muy frecuente en personas mayores) produce 1 de cada 4 accidentes cerebrovasculares en mayores de 80 años.

¿Qué pruebas son necesarias para diagnosticar la enfermedad cerebrovascular?

Si tienes síntomas que pudieran estar relacionados con una enfermedad cerebrovascular debes acudir enseguida a un médico. El tratamiento rápido de la enfermedad cerebrovascular puede detener el daño cerebral y facilitar la recuperación.

Para diagnosticar la enfermedad cerebrovascular es probable que tu médico te solicite un análisis de sangre, un ecocardiograma y una prueba de imagen cerebral (TAC o Resonancia Magnética Nuclear).

El análisis de sangre permitirá descartar algunos factores de riesgo de la enfermedad cerebro vascular como la diabetes (aumenta el riesgo de trombosis) o las alteraciones de la coagulación (aumenta el riesgo de hemorragia).

Mediante un ecocardiograma pueden estudiarse las cavidades y el ritmo cardiaco.

Las pruebas de imagen neurológica (TAC o RNM) deben practicase lo antes posible, a poder ser en las primeras 24 horas.

¿Cómo puedo prevenir la enfermedad cardio y cerebro vascular?

Estas son algunas acciones que pueden ayudarte a prevenir o controlar una enfermedad cardiovascular:

  • Toma una dieta sana: Aumenta la cantidad de vegetales, fruta y pescado. Reduce al mínimo las comidas con grasas saturadas (grasas animales, queso, leche entera) y la sal. Evita el alcohol.
  • Mantenerse activo y hacer ejercicio físico regularmente tiene muchas ventajas, además de disminuir tu riesgo cardio y cerebrovascular. Pide consejo a tu médico sobre los ejercicios más convenientes. Andar una hora cada día es lo más sencillo. Media hora es lo mínimo.
  • Controla tu colesterol con la frecuencia que te indique tu médico. Si no lo tienes elevado, no abuses de las grasas y sigue una dieta sana. Si tienes hipercolesterolemia (colesterol elevado) debes seguir una dieta baja en grasas saturadas y tomar más verduras. Si tomas pastillas y las dejas por tu cuenta, el colesterol subirá de nuevo. No dejes de acudir a las consultas ni abandones el tratamiento.
  • Si fumas debes dejarlo. Aunque parezca difícil, es posible. Si tienes dificultades para hacerlo por ti mismo, pide ayuda a tu médico.
  • Controla tu presión arterial con la frecuencia que te indique tu médico, habitualmente cada 2-4 años. Si no tienes hipertensión arterial, no abuses de la sal ni de las grasas. Si tienes hipertensión arterial necesitas consultas más frecuentes. Puedes controlarla con una dieta baja en sal (sodio) y en ocasiones con medicamentos. No dejes de acudir a las consultas ni abandones el tratamiento. Si tomas pastillas y las dejas por tu cuenta, la tensión arterial probablemente subirá de nuevo.
  • Si tienes sobrepeso u obesidad, con una dieta sana y baja en calorías puedes normalizar tu peso. También puedes pedir consejo y ayuda si tienes dudas o dificultades para normalizarlo y mantenerte en el apropiado.
  • Si tienes diabetes tienes más posibilidades de sufrir cardiopatía isquémica. Su buen control influye positivamente en las posibilidades de sufrir un nuevo evento cardiovascular.

© 2017 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org