La dieta en la Insuficiencia Cardiaca

 Las personas con insuficiencia cardiaca deben seguir unas recomendaciones especiales que podemos resumir en:

  • Evitar los fritos y rebozados. Es mejor cocer o preparar los alimentos a la plancha, en el microondas o en el horno.
  • Comer sin sal. La sal de mesa tiene sodio y aumenta la presión arterial. El corazón tiene que hacer un esfuerzo mayor para vencer esa mayor presión. Por otro lado el riñón de la persona con insuficiencia cardiaca puede tener dificultades de funcionamiento porque recibe menos sangre y le cuesta manejar el sodio.
  • El uso de condimentos naturales (limón, ajo, perejil, tomillo, romero, etc.) no tiene ningún problema. Incluso puede ayudar a que se note menos la falta de sal en la comida. Los condimentos artificiales pueden contener sal. Lea su composición antes de utilizarlos.
  • En una persona con sobrepeso o con obesidad, el corazón está obligado a trabajar más. Para un corazón en dificultades, bajar peso puede ser la mejor medicina. Para esto ha de tomar menos calorías de las que consuma, debe seguir una dieta baja en calorías.
  • Revise el contenido de sal que tiene cada alimento cuando vaya a hacer la compra. En la etiqueta aparece como Sodio o Na (su símbolo). Escoja siempre los que menos sodio tengan.
  • Utilice agua del grifo para beber y tome pan sin sal. Todas las bebidas embotelladas contienen sal, incluso el agua. El pan se prepara con harina, agua, levadura y sal, a no ser que en la panadería pida pan sin sal.
  • Evite los alimentos con alto contenido de sal: embutidos, conservas, salsas, congelados, leche condensada, quesos y patatas fritas.
  • El consumo de grasas saturadas, como las grasas de origen animal, aumenta el nivel de colesterol en sangre. El colesterol se deposita en el interior de las arterias y favorece la arterioesclerosis, que a su vez puede perjudicar la función del corazón.
  • Los alimentos con mayor contenido de grasas saturadas son embutidos, leche entera y derivados, carnes y productos de pastelería.


Algunos de estos consejos suponen un importante cambio en las costumbres del paciente y pueden ser difíciles de realizar. Si fuera así, pueden hacerse los cambios poco a poco. Cada semana, un pequeño cambio.

© 2018 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org