Galactorrea

¿Qué es la galactorrea?

Galactorrea es la secreción de leche por la mama fuera del período puerperal o más allá de 6 meses tras el parto en una madre que ya no da el pecho. Esta secreción se da generalmente en las dos mamas y varía en cantidad y ritmo.

Si sufres galactorrea, fíjate bien en las características de la secreción, tu médico te preguntará con detalle para diferenciarla de otro tipo de secreciones.

Es más frecuente en mujeres de 20-35 años con embarazos previos, pero también puede darse a otras edades, en niños y en varones.

No siempre indica la existencia de una enfermedad, de hecho, el 20% de las mujeres tienen una galactorrea aislada en algún momento de su vida debida a causas fisiológicas: embarazo, coito, ejercicio y estrés. En todo caso, si te ocurre, siempre debes consultarla con tu médico.

¿Cuál es la causa de la galactorrea?

Las causas más frecuentes de galactorrea son:

  • Prolactinomas: Son tumores hipofisarios benignos productores de prolactina y son la causa de uno de cada cuatro casos de galactorrea.
  • Medicamentos, entre los que se encuentran: Neurolépticos (butirofenonas, fenotiacinas, risperidona, olanzapina, sulpiride, flupentixol...), antidepresivos (tricíclicos, inhibidores de la MAO, ISRS, mirtazapina...), antihipertensivos (metildopa, reserpina), opiáceos (codeína, morfina, metadona), antieméticos (metoclopramida, domperidona), cimetidina, inhibidores bomba protones, estrógenos, verapamilo, inhibidores de la proteasa (ritonavir, indinavir, zidovudina).
  • Algunas enfermedades endocrinas: Hipotiroidismo, enfermedad de Addison y enfermedad de Cushing
  • Estimulación mecánica repetida de los pezones.
  • Insuficiencia renal crónica
  • Traumatismos o cirugía torácicos
  • Infecciones (mastitis, herpes zoster)

En la mitad de los casos de galactorrea no se encuentra la causa. Una de cada 10 de estas personas, tras un seguimiento largo, desarrolla un prolactinoma.

 

¿Cómo se diagnostica la galactorrea?

Apunta todos los síntomas o cambios que hayas notado en los últimos meses. Presta especial atención a medicamentos que hayas tomado, dolor de cabeza y problemas de visión.

Tu médico te preguntará acerca de las características de la secreción para asegurarse de que es láctea. Luego te hará una historia clínica y un examen físico detallados, incluyendo la exploración de las mamas. 

Si con los datos obtenidos no consigue diagnosticarte, es probable que te pida un análisis de sangre que incluya prolactina (una hormona segregada por la hipófisis), pruebas de tiroides y otras pruebas generales. Para el análisis de la prolactina se necesita una muestra de sangre de una única extracción. El análisis ha de hacerse con cuidado, al menos una hora después de cualquier exploración mamaria, de la comida y del despertar. En casos dudosos, puede ser necesario repetir el análisis en muestras obtenidas a intervalos de 15- 20 minutos.

Si los valores de prolactina son normales, puede que no precises más pruebas. Si están elevados (más de 20 microgrs/l en el varón y de 25 en la mujer), una vez excluido embarazo, medicamentos que la elevan, hipotiroidismo e insuficiencia renal, la causa más probable es un prolactinoma. Por ese motivo es probable que tu médico te aconseje hacer una resonancia magnética nuclear de la silla turca (lugar del cráneo donde se encuentra la hipófisis).

¿Cómo se trata la galactorrea?

El tratamiento más lógico de la galactorrea es la corrección de su causa, siempre que sea posible.

Si tienes una galactorrea aislada y niveles normales de prolactina, habitualmente no precisarás medicamentos, salvo que la galactorrea sea muy molesta o tengas hipogonadismo u osteoporosis. En todo caso precisarás un seguimiento médico.

Si tienes una prolactina elevada pero no un prolactinoma, debes hacer un seguimiento con tu médico. Es probable que te aconseje hacer análisis y una resonancia magnética nuclear de forma periódica. Habitualmente cada 2 años.

Si no tienes síntomas pero tienes un microprolactinoma (tumor de la hipófisis con menos de 10 mm) es posible que no precises tratamiento.

Si tienes síntomas y un prolactinoma, es probable que te indiquen un tratamiento con medicamentos. Este tratamiento es muy efectivo para disminuir el nivel de prolactina, eliminar la galactorrea, recuperar la función gonadal y disminuir el tamaño tumoral.

Habitualmente se usan dos fármacos: la cabergolina (se tolera mejor y es más efectiva) y la bromocriptina (es más segura en caso de embarazo y más económica). Ambas tienen efectos secundarios potencialmente graves por lo que la vigilancia médica debe ser estricta. Tu médico te dirá cual es la más aconsejable en tu caso. 

La cirugía transesfenoidal se reserva para los pacientes que son resistentes a los medicamentos y casi nunca es necesaria.

El seguimiento debe ser estricto y ajustado a la agresividad de la enfermedad. Recuerda que en general esta es una enfermedad que tiene un tratamiento efectivo y buen pronóstico pero que debes hacer un seguimiento médico estricto.

© 2017 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org