Tumores de la hipófisis

Tumores de la hipófisis

Los tumores hipofisarios afectan a la hipófisis, una glándula que está situada en el centro del cráneo y que produce sustancias hormonales. Representan el 10-15% de todos los tumores intracraneales. Son poco frecuentes, afectan a menos de 1 persona de cada 1.000. Son algo más frecuentes en la mujer que en el hombre. Aunque casi siempre son benignos, al estar situados en un espacio muy reducido y secretar sustancias hormonales pueden ser graves.

Hay diferentes clasificaciones. Según su tamaño pueden ser macroadenomas (con diámetro mayor de 10 mm) o microadenomas, algo más frecuentes, con tamaño menos de 10 mm. Según su capacidad para producir hormonas pueden ser:

  • Prolactinomas, producen prolactina y son los más frecuentes.
  • Adenomas productores de GH, se relacionan con una enfermedad llamada acromegalia.
  • Adenomas productores de ACTH, provocan una enfermedad llamada Cushing.
  • Tumores productores de TSH, producen hipertiroidismo.
  • Tumores productores de gonadotrofinas, muy raros.

Cuando no producen ninguna hormona en cantidad significativa se llaman adenomas no funcionantes.

¿Qué son los prolactinomas?

Los prolactinomas son tumores hipofisarios benignos productores de prolactina. Son los causantes de uno de cada cuatro casos de galactorrea (secreción de leche por la mama fuera del periodo de lactancia). Representan el 40% de los adenomas hipofisarios.

El 90% son microadenomas (miden menos de 10 mm), son tumores benignos, no suelen crecer durante el seguimiento y son mucho más frecuentes en mujeres que en varones. En varones predominan los macroadenomas (miden más de 10 mm). En este caso, aunque crecen lentamente, causan más daño porque comprimen estructuras cerebrales vecinas.

Las personas que tienen un prolactinoma pueden presentar hipogonadismo (defecto en la función de las gónadas, especialmente los testículos), disfunción sexual, infertilidad, galactorrea (secreción de leche fuera de la lactancia), osteopenia (debilidad de los huesos) y síntomas derivados del crecimiento local del tumor (dolor de cabeza, alteraciones visuales).

En los análisis de sangre los valores de prolactina están elevados (más de 20 microgrs/l en el varón y de 25 en la mujer) y su valor se correlaciona con el tamaño del tumor. Cuanto más elevados, generalmente mayor será el tumor. La prueba de imagen más útil para su diagnóstico es la resonancia magnética nuclear de la silla turca.

© 2017 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org