Hirsutismo

¿Qué es el hirsutismo?

El hirsutismo es el exceso de pelo en la mujer en partes del cuerpo donde es más propio que tenga pelo el varón: cara, mamas, escote, línea alba abdominal, espalda baja y muslos. Puede acompañarse de piel más grasa de lo normal y acné.

Es un problema relativamente frecuente en la mujer y suele ser debido a una producción excesiva de andrógenos, también llamadas hormonas masculinas . Es un problema importante porque puede afectar a la calidad de vida de la persona por su repercusión estética.

El hirsutismo en su grado máximo se llama virilización. En este caso la voz se vuelve gruesa, aumenta de la musculatura, disminuye el tamaño de los pechos, aumenta el del clítoris y cae el pelo. La virilización está relacionada con un aumento importante y rápido de la producción de andrógenos y sugiere la existencia de un tumor secretor de esas hormonas.

La hipertricosis es el aumento de vello en áreas no exclusivamente masculinas (brazos y piernas fundamentalmente).

¿Cuáles son las causas de hirsutismo?

Hay varias causas posible:

Hirsutismo hiperandrogénico. Las mujeres tienen ´normalmente andrógenos, aunque en menor cantidad que los varones. El hirsutismo hiperandrogénico se relaciona con un aumento de la producción de andrógenos por el ovario o por las glándulas suprarrenales, los dos órganos en los que habitualmente se forma estas hormonas. El síndrome del ovario poliquístico es la causa más común de hirsutismo hiperandrogénico y de todos los hirsutismos (70-80% de los casos). Suele acompañarse de obesidad, ciclos menstruales irregulares e infertilidad.

Hirsutismo idiopático (10-15%). Su causa es desconocida y suele ser leve. La mitad de los casos leves de hirsutismo son idiopáticos. Los ciclos menstruales son regulares y los niveles en sangre de andrógenos son normales. Se cree que se debe a una mayor sensibilidad de la unidad pilosebácea (donde nace el pelo) a los andrógenos.
Tumores. Son muy raros (0.3% de casos) cuando no hay virilización (hirsutismo grave de aparición rápida). Pueden localizarse en el ovario o en las suprarrenales. El médico puede sospecharlo con un análisis de sangre.

Fármacos. Algunos medicamentos producen aumento del vello: esteroides anabolizantes, anticonvulsivantes (carbamazepina, ácido valproico...), fenotiacidas, antipsicóticos (aripripizol, olanzapina...), pregabalina, antidepresivos (paroxetina, bupropion, venlafaxina, trazodonafluoxetina...) Es una causa frecuente de hirsutismo.

Otras causas poco frecuentes de hirsutismo son: hiperplasia adrenal congénita de inicio adulto hipotiroidismo, acromegalia, síndrome de Cushing.

¿Cómo se diagnostica el hirsutismo?

Tu médico te hará una historia clínica y una exploración física detalladas. Es importante conocer la evolución, localización del vello, existencia de signos de virilización, historia menstrual y de fertilidad. Para valorar el grado de hirsutismo se puede usar la Escala de Ferriman-Gallwey.

Si el hirsutismo es leve, de larga evolución y estable y el ciclo menstrual regular, puede no ser necesario realizar estudios adicionales.

Las pruebas complementarias se utilizan para diferenciar el grupo de hirsutismo hiperandrogénico del idiopático. En caso de hirsutismo moderado o grave tu médico quizás te solicite unos análisis de sangre (Testosterona total, DHEA-S y TSH) y una ecografía pélvica. Si la menstruación no es regular o tienes algún tipo de secreción por el pezón puede ser útil conocer el nivel de otras hormonas en la sangre (LH, FSH y Prolactina).

Puede que se precisen pruebas más avanzadas (como un TAC o una resonancia magnética) para completar el estudio.

¿Cómo se trata el hirsutismo?

Una alimentación saludable, hacer ejercicio físico diario y , en caso de obesidad, perder peso son los hábitos más importantes para corregir el hirsutismo. La alimentación saludable y el ejercicio físico diario aumentan la autoestima, disminuyen el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular y ayudan a bajar peso. La pérdida de peso disminuye la producción de andrógenos, hormona relacionada con el hirsutismo.

Existen muchos tipos de tratamiento cosmético que pueden ser útiles y suficientes en caso de hirsutismo leve: decoloración del vello, rasurado (no aumenta la velocidad de crecimiento), depilación, ceras, etc.

La depilación por láser es más cara pero también más rápida y menos dolorosa que la efectuada mediante electrolisis. El láser de alexandrita y el láser diodo pueden ser útiles para la fotodepilación generalizada en casos leves o como apoyo al tratamiento farmacológico. 

En los casos más graves probablemente será necesario tomar algún fármaco.

La administración local de eflornitina debe indicarla un médico. Disminuye el crecimiento del vello facial en la mayoría de las mujeres que la usan a partir de las 8 semanas de tratamiento continuado. Puede ser útil como tratamiento único del hirsutismo leve de la cara en mujeres mayores de 12 años. No está indicado su uso en zonas más extensas de la piel.

El tratamiento con fármacos orales debe prescribirlo un médico y no es efectivo hasta que pasan 6 meses. Los medicamentos más utilizados son los anticonceptivos orales. Son los más utilizados y aconsejables. Disminuyen la producción ovárica de andrógenos y la testosterona libre circulante. Los más recomendables son los compuestos por una asociación de 20-30 µgrs de etinilestradiol y un gestágeno con actividad antiandrógena (Drospirenona, Desogestrel, Norgestimato, Dienogest) o con un antiandrógeno (Acetato de Ciproterona). Deben evitarse los que contienen levonorgestrol.

Cuando los anticonceptivos orales están contraindicados o la respuesta no es satisfactoria, hay otros medicamentos que en algunos casos pueden ser útiles: la espironolactona o el acetato de ciproterona. Consúltalo con tu médico.

© 2017 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org