Bronquitis aguda

¿Qué es la bronquitis aguda?

La bronquitis aguda es una infección de los bronquios que se manifiesta por tos y expectoración de moco que en ocasiones provocan ruido al respirar (pitos).

Es un problema muy frecuente y es responsable de la cuarta parte de los casos de tos o fatiga que consultan con el médico de cabecera. Las bronquitis agudas son más frecuentes en personas fumadoras y personas con asma.

En las personas previamente sanas más del 90% de los casos están causados por virus que varían según la época del año y de un año a otro. Entre los más habituales: virus de la gripe, adenovirus, virus respiratorio sincitial y rinovirus. En personas con problemas previos de bronquios o que sus defensas están disminuidas por determinadas enfermedades crónicas la bronquitis aguda puede estar causada por otros microorganismos como neumococo, Micoplasma pneumoniae, Haemophilus influenzae, Legionella, Moraxella catarrhalis, etc.

¿Qué síntomas da la bronquitis aguda?

Los síntomas más frecuentes de la bronquitis aguda son:

  • Tos. Es el síntoma más frecuente. Puede acompañarse de moco o no. El moco suele ser claro y fluido inicialmente y más denso y oscuro más tarde.
  • Cansancio. Todas las enfermedades infecciosas pueden acompañarse de cansancio, sobre todo las que son de origen vírico.
  • Congestión de la nariz
  • Fiebre
  • Dolor de garganta. 
  • Ruido al respirar (pitos). Significa que hay estrechamiento de los bronquios y al pasar el aire por ellos se produce ese ruido. Suele deberse a inflamación del bronquio y es más frecuente en personas con asma y fumadores.

Si además de alguno de estos síntomas, notas falta de aire o dolor torácico debes hacer una consulta urgente con tu médico.

¿Cómo se diagnostica la bronquitis aguda?

Habitualmente no se necesitan análisis ni otras pruebas para el diagnóstico de bronquitis. Al médico le basta con preguntar por los síntomas y realizar una exploración física.

En ocasiones se pueden necesitar pruebas para descartar otras enfermedades, sobre todo la neumonía. El médico la sospechará si hay fiebre mayor o igual a 38º, el pulso es rápido (más de 100 latidos por minuto), la respiración está acelerada (más de 24 respiraciones por minuto) o en la auscultación pulmonar encuentra algo que puede no ser normal.

Para descartar una neumonía suele ser necesario practicar una radiografía de tórax y un análisis de sangre.

¿Cómo se trata la bronquitis aguda?

Si es usted fumador, debe dejar el tabaco.

Aunque habitualmente se recomienda tomar muchos líquidos, este no es un remedio cuya eficacia esté probada.

Aunque es frecuente que se tomen antibióticos  en caso de bronquitis aguda, como la mayoría están causadas por virus, habitualmente no están indicados. No alivian los síntomas ni acortan la duración de la enfermedad.

Los antibióticos pueden ser necesarios en caso de que exista una enfermedad crónica bronquial, en personas con más de 65 años, en caso de que exista  alguna enfermedad que disminuya las defensas del paciente o en caso de que el médico sospeche que la causa de la bronquitis aguda no es vírica. Siempre deben utilizarse por indicación y con seguimiento del médico.

Cuando exista ruido al respirar (pitos), fatiga, tos nocturna o el médico lo determine por la auscultación pulmonar, puede estar indicado el uso de broncodilatadores inhalados. Alivian estos síntomas, aunque no influyen en la duración de la enfermedad ni sus posibles complicaciones.

Los antitusivos alivian la tos y pueden ser útiles cuando la tos es seca, si con la tos hay una producción de moco abundante no deben utilizarse.

© 2017 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org