Neuropatía diabética

¿Qué es la neuropatía diabética?

La neuropatía diabética es una afectación de los nervios periféricos que ocurre en algunas personas con diabetes. Cuando llega a producir dolor hablamos de neuropatía diabética dolorosa.

Con el paso de los años, especialmente en las personas diabéticas que no tienen un buen control de sus cifras de glucosa, los nervios van sufriendo daño por el que aparecen diversos síntomas y alteraciones. Los más frecuentes son el entumecimiento, hormigueo, molestia al roce de las sábanas o de la ropa, dolor, alteración en los reflejos, pérdida de sensibilidad y en ocasiones pérdida de fuerza.

Es la complicación más frecuente de las personas con diabetes y puede afectar a cualquier nervio, aunque es más frecuente que afecte a los nervios de las piernas y de las manos.

Entre un 20 y un 70% de las personas con diabetes tienen neuropatía diabética y al menos un tercio de diabéticos tiene neuropatía dolorosa. Es más frecuente a medida que pasan los años, en la diabetes del adulto y cuando el control de la glucosa no es bueno. Algunos autores creen que también influyen negativamente la cifra de triglicéridos, la obesidad, el tabaquismo y la hipertensión arterial.

¿Qué síntomas tiene la neuropatía diabética?

 Los síntomas de la neuropatía diabética varían según la localización de los nervios afectados y de su intensidad.

La polineuropatía distal es la neuropatía diabética más frecuente y supone más de la mitad de los casos. Afecta a los nervios más alejados de las piernas (área del calcetín) y de las manos (área de los guantes) produciendo entumecimiento, hormigueos, aumento de la sensibilidad al roce o incluso dolor, que puede ser fuerte y en forma de latigazos. Cuando hay dolor, suele empeorar por la noche y mejorar al caminar. El dolor suele mejorar espontáneamente a partir de los tres meses. La sensibilidad vibratoria y táctil y los reflejos aquíleos pueden estar alterados. Suele ser simétrica, afectando a las dos mitades del cuerpo.

En ocasiones puede afectar a un solo nervio. Es el caso de una mononeuropatías, que puede ser craneal o de cualquier otra parte del cuerpo. Los nervios más afectados son el III par craneal y el nervio mediano. Las personas con afectación del III par pueden presentar dolor en la cara, caida del párpado y visión doble. Suele aparecer de forma brusca y remitir espontáneamente en pocas semanas. Cuando afecta al nervio mediano se produce el síndrome del túnel carpiano, con hormigueos y falta de sensibilidad en la mano.

También pueden afectarse los nervios de los órganos internos. Es la neuropatía autonómica. Afecta con más frecuencia al aparato digestivo produciendo dificultad para tragar, estreñimiento, diarrea por la noche e incontinencia. También es frecuente que se afecte la vejiga (dificultades para la micción), la disfunción eréctil y los nervios del corazón (pulso más rápido, tensión baja al levantarse).

Al estar alterada la sensibilidad pueden producirse úlceras e infecciones en los pies con importantes complicaciones.

¿Cómo se diagnostica la neuropatía diabética?

El diagnóstico de neuropatía diabética se basa en los síntomas y en algunos datos de la exploración. Es probable que, además de preguntarte acerca de los síntomas, te explore la sensibilidad térmica y la vibratoria (ambas se exploran con un diapasón), la sensibilidad táctil ligera (se explora con un filamento fino haciendo poca presión), los reflejos rotulianos (se explora con un martillo de reflejos) y una exploración general.

Hay algunos test que combinan estos datos para calcular las posibilidades de que el diagnóstico sea correcto.

Puede que no sean necesarias más pruebas para hacer el diagnóstico, aunque a veces, tu médico te hará un análisis de sangre (pruebas de función renal, vitamina B12 y pruebas tiroideas) y un electromiograma. Especialmente indicadas cuando tras la historia y la exploración el diagnóstico no es claro o cuando los síntomas son graves o rápidamente progresivos.

¿Cómo se trata la neuropatía diabética?

La neuropatía diabética a menudo mejora o se resuelve sin ningún tratamiento, sin embargo el buen control de los valores de glucosa en la sangre es la medida más importante tanto para prevenir su aparición como para controlar sus síntomas una vez establecida. También es importante controlar los triglicéridos, el peso, la hipertensión arterial y el tabaquismo.

Cuando la neuropatía cursa con dolor puede ser necesario tomar medicamentos. Tu médico te indicará cuál es más conveniente para tu caso concreto.

Hay muchos tratamientos que han demostrado ser eficaces: pregabalina, gabapentina, duloxetina y amitriptilina son los más utilizados.

© 2017 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org