Infección por Helicobacter Pylori

¿Qué es el Helicobacter Pylori?

El Helicobacter Pylori (HP) es una bacteria que puede causar gastritis crónica y úlcera de estómago o de duodeno. Algunos estudios lo relacionan también con el cáncer de estómago, el linfoma MALT y la dispepsia (malas digestiones). En la mayoría de las personas el H. pylori no produce síntomas ni problemas. Aún no se sabe porqué unas personas reaccionan de forma diferente a otras.

La infección suele adquirirse en la infancia, aunque los síntomas no suelen aparecer hasta la edad adulta. En España la sufre más del 50% de la población. Se cree que puede ser transmitida por medio de alimentos o agua contaminada.

¿Cómo se diagnostica la infección por Helicobacter Pylori?

La infección por H. pylori se puede diagnosticar mediante un análisis de sangre, del aliento o de las heces. Es probable que tu médico te indique el test del aliento, porque es unaprueba muy fiable y la más utilizada. 

Inicialmente tendrás que tomar una bebida rica en ácido cítrico que te proporcionarán en el centro de salud. Diez minutos más tarde tomarás una cápsula que contiene urea marcada con un átomo de carbono especial (13C-Urea, isótopo estable no radiactivo). A los pocos minutos te pedirán que respires dentro de un tubo. Posteriormente, ya en el laboratorio, verán si el átomo de carbono especial se encuentra en el aire expulsado. Como el H. Pylori es capaz de descomponer la urea en dióxido de carbono y amoniaco, si se detecta ese carbono especial en el aire del tubo, la prueba resultará positiva.

La prueba debe hacerse en ayunas y dura aproximadamente 40 minutos. Pueden hacerla mujeres embarazadas o en periodo de lactancia sin riesgo.

Para realizarla no debes haber tomado antibióticos 4 semanas antes ni inhibidores de la bomba de protones (antiácidos o protectores de estómago) 2 semanas antes.

Si tu médico se plantea realizar una gastroscopia (ver el estómago con un tubo con luz) porque hay síntomas añadidos que le hagan sospechar que tengas otro problema, aprovechará la prueba para realizar una biopsia y ver si hay bacterias en el tejido extraído. Una biopsia consiste en tomar una pequeña muestra del estómago, poco más que una cabeza de alfiler.

¿Cómo tratar la infección por Helicobacter Pylori?

La infección por H. pylori se trata con antibióticos, medicamentos para disminuir la secreción de ácido en el estómago y en ocasiones medicamentos para proteger su revestimiento. Habitualmente se recomiendan 3 (triple terapia) o 4 (cuádruple terapia) de esos medicamentos. En ocasiones se recomienda tomar unos a continuación de otros (terapia secuencial).

Para eliminar el H. pylori se usan varios regímenes de antibióticos, adaptados a la sensibilidad de la bacteria en cada país. Éstos eliminan la bacteria.

Para reducir el ácido del estómago se usan los inhibidores de la bomba de protones (omeprazol, pantoprazol, etc.) o los antagonistas de los receptores de histamina (ranitidina). Alivian el dolor y favorecen la curación de la úlcera.

En algunos casos se usa el subsalicilato de bismuto para recubrir las úlceras, protegiéndolas del ácido del estómago.

Debes tomar el tratamiento de forma rigurosa, tal como te lo ha indicado tu médico, para evitar que el H. Pilory se haga resistente a los antibióticos.

El H. Pilory suele desaparecer en el 70-90% de los casos. Es posible que el médico te proponga hacer el test del aliento 4 o más semanas después del tratamiento para asegurarse de que la infección está curada.

Si la infección persiste, te recomendará un nuevo tratamiento cambiando algún antibiótico y en ocasiones añadiendo un nuevo fármaco. La terapia cuádruple con bismuto es uno de los más usados en esta fase (terapia de rescate).

© 2017 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org