Consejos dietéticos para personas con EPOC

Consejos dietéticos para personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Con frecuencia las personas con enfermedad pulmonar obstructiva crónica tienen bajo peso y pierden masa muscular. El aumento del esfuerzo que tienen que hacer para respirar, la falta de apetito, las infecciones y los medicamentos que toman son algunas de las causas.

Estas personas tienen más deteriorada su capacidad pulmonar, más débil el diafragma (el músculo que separa el tórax del abdomen e interviene en la respiración), menor capacidad para hacer ejercicio y mayor mortalidad que las que están bien alimentadas.

Por eso una alimentación con los suplementos apropiados y el asesoramiento nutricional es útil para su atención integral. Especialmente en los pacientes con mala nutrición previa.

Estas son las características generales que debería tener la alimentación de una persona con enfermedad pulmonar obstructiva crónica:

  • Un mínimo de 5 tomas al día, preferiblemente blandas o que no exijan masticación prolongada. Repartir la comida diaria en muchas tomas para evitar la fatiga y la saciedad.
  • El aporte de líquidos debe ser normal, en torno a un litro y medio al día. La ingesta forzada no tiene beneficios demostrados en la fluidez del moco ni el número de crisis.
  • Aumentar el número de calorías (cantidad de energía que contienen los alimentos) diarias en un 30-50%, excepto si tienes sobrepeso. Este aumento puede ser a base de cualquiera de los macronutrientes (hidratos de carbono –dulces, pasta, arroz y patata-, proteínas –carne, pollo, pescado, huevos y leche- o grasas –aceite, mantequilla, margarina, tocino, queso o embutidos-), a gusto de la persona. Si existen factores de riesgo cardiovascular (tensión elevada, colesterol alto, diabetes o consumo de tabaco), las grasas deben limitarse.
  • La dieta debe contener proteínas abundantes. Es conveniente que el 20% de calorías se aporten mediante proteínas.
  • Dejar de fumar es crucial para evitar el progreso rápido de la enfermedad, pero además es importante para evitar o frenar la osteoporosis (descalcificación de los huesos), junto a la práctica de ejercicio físico, la reducción de la ingesta de bebidas alcohólicas al mínimo y la toma de cantidades apropiadas de calcio y vitamina D (sobre todo están en la leche y sus derivados).
  • En pacientes delgados (con un índice de masa corporal inferior a 20) podría estar indicado temporalmente un suplemento nutricional médico. La combinación de suplementos y ejercicio físico aumenta con mayor probabilidad la ingesta energética y el peso corporal.
  • Aunque algunas personas pueden relacionar la producción de moco con la toma de leche o derivados lácteos, esta percepción no tiene fundamento científico alguno y no debe reducirse su ingesta.

Una alimentación adecuada con los suplementos apropiados permite mantener un adecuado peso corporal, un aumento de la musculatura en relación a cantidad de grasa, una mejora significativa en la fuerza muscular respiratoria y una mayor capacidad para hacer ejercicio. No se conoce si estos pacientes ingresan menos veces ni si aumenta su esperanza de vida.

© 2017 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org