Presbiacusia

¿Qué es la presbiacusia?

La presbiacusia es la pérdida de audición que aparece con la edad. Es un problema frecuente: una de cada tres personas mayores de 60 años y la mitad de los mayores de 85 la padecen.

No se sabe porqué unas personas pierden audición con la edad y otras no. No se conoce la causa de la presbiacusia. Existe cierta predisposición hereditaria y es más frecuente en profesiones que están expuestas a ruidos. Es más dudoso, aunque algunos profesionales lo apuntan, que se relacione con la arteriosclerosis (acúmulo de grasa en las arterias), el tabaco y el sobrepeso.

Oír mal es incómodo, produce frustración y dificulta las relaciones. Es una situación que debe valorarse como muy importante. Si se sospecha que puede haber una disminución de la audición es importante acudir al médico e intentar ponerle remedio.

¿Cómo se diagnostica la presbiacusia?

La presbiacusia aparece poco a poco e inicialmente puede pasar desapercibida. En ocasiones son los familiares los primeros en darse cuenta. Si notas alguno de estos problemas es conveniente consultar a un médico:

  • Problemas para oír el timbre o para escuchar el teléfono. Habitualmente los sonidos agudos son los primeros en dejar de percibirse.
  • Problemas para comprender lo que dice alguien cuando hay ruido o hay más de 2 personas hablando a la vez.
  • Tener que esforzarme para entender una conversación.
  • Necesidad de pedir a las personas a menudo que repitan lo que han dicho.
  • Utilizar un volumen de televisión demasiado alto para otras personas.
  • Oír un zumbido o silbido constante en ambos oídos (acúfenos). La presbiacusia se acompaña con frecuencia de acúfenos.

El médico te hará unas preguntas, te revisará los oídos y ordenará hacer una audiometría (prueba para medir la audición).

A la vista de los resultados, si se confirma la pérdida de audición, valorará la necesidad de practicar mas pruebas. Existen múltiples problemas de salud que pueden causar disminución de la audición aparte de la presbiacusia: una infección, enfermedades vasculares, algunos medicamentos, traumatismos e incluso tumores.

¿Cómo se trata la presbiacusia?

El mejor tratamiento es el preventivo: evitar o protegerse ante los ruidos fuertes es la medida más prudente.

Dado que la presbiacusia es progresiva inicialmente no precisará tratamiento alguno. Será suficiente con advertir a las personas que nos hablen que lo hagan alto y claro.

En un determinado momento puede ser útil algún sistema de ayuda. Los audífonos son los más útiles. Son aparatos diminutos que se usan dentro o detrás de su oreja. Hacen que los sonidos se escuchen más fuertes, pero no que recuperemos el oído.

Normalmente es necesario un periodo de adaptación a los sonidos amplificados y puede ser necesario probar más de uno durante algún tiempo.

Existen otros sistemas que pueden ayudar a algunas personas o en determinadas situaciones: sistemas de audición personal, indicadores luminosos ante situaciones de peligro, sistemas para escuchar televisión, audífonos de entrada directa, sistemas de amplificación telefónica, etc.)

Cuando los sistemas de ayuda no son suficientes y la pérdida de oído es grave, pueden estar indicados los implantes cocleares. Se trata de un aparato electrónico con tres partes: una pieza retroauricular (un micrófono), un procesador del sonido y un receptor. El micrófono se coloca detrás de la oreja, donde recoge el sonido y lo envía al procesador. El procesador lo transforma en una señal especial que se envía al receptor. El receptor, colocado bajo la piel detrás de la oreja, envía la señal de sonido al cerebro. Los implantes cocleares se usan habitualmente en niños pequeños nacidos con pérdida de audición, pero también pueden utilizarse en algunos casos de presbiacusia que no mejora con sistemas de ayuda.

© 2017 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org