Obesidad

¿Qué es la obesidad?

Si tu peso es mayor que el que se considera saludable tienes sobrepeso u obesidad.

Para saber si tienes sobrepeso, obesidad o tu peso es el deseable, puedes calcular tu índice de masa corporal con esta fórmula:

Indice de Masa Corporal= Peso (en kg)/ Talla2 (en metros)

Por ejemplo: Una mujer que pesa 80 kilos y mide 1,70 metros tiene un IMC de 27 [IMC= 80/ 1,702 =27]. Tiene sobrepeso.
Un varón que pesa 95 kilos y mide 1,72 metros tiene un IMC de 32 [IMC= 95/ 1,722 =32]. Tiene obesidad. 

Estos son los valores de referencia:

  Hombre Mujer
Normopeso 20-27 20-25
Sobrepeso 28-29 25-29
Obesidad 30 o mas 30 o mas

 

En los niños y los adolescentes, el sobrepeso y la obesidad se definen de manera diferente que en los adultos. En lugar de usar una fórmula, el peso se compara con unas tablas de crecimiento que tienen en cuenta la edad y el sexo.

Puede que tu profesional de la salud te mida la cintura. Esto es importante para detectar riesgos de salud específicos, ya que la diabetes y la cardiopatía isquémica (angina o infarto) son más frecuentes entre las personas con sobrepeso u obesidad que además tienen un perímetro de cintura superior o igual a 88 cm en las mujeres o 102 en los varones.

Obesidad poblacion española 2009

Los antecedentes familiares no puedes cambiarlos, pero tu alimentación y tu estilo de vida, sí puedes. Vale mucho la pena que consigas tener un peso saludable y lo mantengas. Te encontrarás mejor y tendrás menos riesgo de padecer algunas enfermedades como cardiopatía isquémica (angina e infarto), diabetes, cálculos (piedras) en la vesícula, problemas respiratorios, artrosis y algunos tipos de cáncer.

Más de la mitad de los españoles (54%) tenían sobrepeso u obesidad en 2009, por lo que se trata de un importante problema de salud pública.

¿Cuáles son las causas de la obesidad?

Con la actividad física consumes la energía que tu cuerpo obtiene de los alimentos y las bebidas. Esta energía se mide en calorías. Cuando tu cuerpo consume más calorías de las que obtiene, tu peso baja. Cuando consume menos de la que obtiene, tu peso aumenta. Esto es el balance energético.

En la mayoría de las personas, el sobrepeso y la obesidad se producen porque gastan menos calorías de las que toman. Para que haya balance energético equilibrado, las calorías que se obtienen de los alimentos deben ser iguales a las que se gastan con la actividad física y otras funciones del cuerpo.

Este desajuste entre lo que se gasta y lo que se ingiere es la causa principal de la obesidad y puede estar favorecido por diferentes circunstancias: llevar una vida sedentaria, consumo de alimentos que contienen muchas calorías o condiciones del lugar en el que se viva (falta de aceras, parques y senderos, horarios de trabajo, dificultades para el acceso a alimentos saludables, publicidad de alimentos no saludables, etc.).

El sobrepeso y la obesidad tienden a ser hereditarios. Tus probabilidades de tener sobrepeso son mayores si alguno de tus padres tiene sobrepeso u obesidad. En parte por la herencia genética y en parte por la influencia del comportamiento de los padres sobre los hábitos de los hijos. Los niños adoptan los hábitos de sus padres.

Algunos problemas de salud también pueden favorecer la obesidad:

  • El hipotiroidismo se produce cuando la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea, que acelera el funcionamiento de tu cuerpo.
  • En el síndrome de Cushing las glándulas suprarrenales producen mucho cortisol que aumenta el peso de la persona que lo padece.
  • Las mujeres con síndrome del ovario poliquístico son propensas a la obesidad, tienen exceso de vello corporal y problemas para quedarse embarazadas.

Si tomas determinados medicamentos (corticoides, antidepresivos, antiepilépticos o ciertos tratamientos para la esquizofrenia) puedes ganar peso. Esto se produce por diferentes mecanismos. Debes hablar con tu médico acerca de las alternativas.

Algunas personas comen más cuando están aburridas o estresadas, otras cuando tienen falta de sueño y otras al dejar de fumar. Es importante compartir estas situaciones emocionales con amigos o con profesionales de la salud.

A medida que se envejece se pierde masa muscular, se suele hacer menos ejercicio y se quema menos energía por lo que se puede aumentar de peso. En las mujeres, la menopausia también influye. Ajustar la alimentación y mantener el máximo de actividad física posible son los remedios más apropiados.

¿Cómo se calcula el índice de masa corporal?

Para saber si tienes sobrepeso, obesidad o tu peso es el deseable, puedes calcular tu índice de masa corporal con esta fórmula:

Indice de Masa Corporal= Peso (en kg)/ Talla2 (en metros)

Por ejemplo: Una mujer que pesa 80 kilos y mide 1,70 metros tiene un IMC de 27 [IMC= 80/ 1,702 =27]. Tiene sobrepeso.
Un varón que pesa 95 kilos y mide 1,72 metros tiene un IMC de 32 [IMC= 95/ 1,722 =32]. Tiene obesidad. 

Estos son los valores de referencia:

  Hombre Mujer
Normopeso 20-27 20-25
Sobrepeso 28-29 25-29
Obesidad 30 o mas 30 o mas


El índice de masa corporal es la prueba más adecuada para diagnosticar sobrepeso u obesidad.

También puedes calcular tu índice de masa corporal usando esta calculadora.

¿Qué riesgos tiene la obesidad para la salud?

El sobrepeso y la obesidad se asocian a problemas serios de salud. No son solamente un problema estético. Estos son alguno de los problemas que se relacionan con la obesidad:

Cardiopatía isquémica. Es una enfermedad consecuencia del endurecimiento y estrechamiento de las arterias del corazón (arterias coronarias) por la placa de arterioesclerosis, que a su vez es debida a daño y acumulo de colesterol. Las arterias coronarias llevan al corazón el oxígeno que necesita. El estrechamiento parcial de estas arterias impide que llegue toda la sangre que el corazón necesita al hacer ejercicio y se produce dolor (angina de pecho). Cuando se produce el cierre completo, no llega nada de oxígeno y se produce daño (infarto de miocardio).

Hipertensión arterial (HTA). Las arterias son como las tuberías de nuestra casa y la presión a la que fluye el agua dentro de esas tuberías sería el equivalente a la presión a la que circula la sangre por nuestras arterias. Cuando una persona tiene HTA su corazón tiene que hacer más fuerza para expulsar la sangre y sus arterias que de por sí ya son más rígidas de lo normal se estropean antes.

Accidente cerebrovascular. Es la interrupción de la llegada de sangre a una parte del cerebro. Esa interrupción de sangre suele deberse a una trombosis o a una hemorragia. La trombosis a su vez puede deberse a la formación de una placa en la propia arteria del cerebro (arteriosclerosis) o a la llegada de un trombo desde otra parte del cuerpo (embolia cerebral).

Diabetes tipo 2. La diabetes es un trastorno que se caracteriza por un aumento de la glucosa (azúcar) en la sangre (glucemia) debido a que el cuerpo no la regula adecuadamente por problemas con la insulina. A menudo, acompañando a la diabetes, están aumentadas las grasas de la sangre y la presión arterial.

La causa original de la diabetes tipo 2 no se conoce, pero sí los factores de riesgo para padecerla. La posibilidad de que una persona desarrolle diabetes aumenta con la edad, si alguno de los padres es diabético, si existe sobrepeso u obesidad, si se hace poco ejercicio o si se toma una dieta poco sana (rica en grasas, pobre en verduras y frutas y con muchas calorías).

Aumento del colesterol (hipercolesterolemia) y los triglicéridos. El colesterol y los triglicéridos son grasas de la sangre. La elevación del colesterol en sangre se relaciona directamente con la posibilidad de tener arteriosclerosis y sufrir enfermedades vasculares.

Cáncer. La obesidad aumenta el riesgo de padecer cáncer de endometrio (útero), colon (intestino), mama y vesícula biliar.

Artrosis. Tener obesidad es como ir continuamente transportando un peso. Las articulaciones de carga (rodilla y cadera sobre todo) se estropean antes.

Otros problemas. Si tienes obesidad es más probable que puedas sufrir problemas respiratorios (apnea del sueño y problemas de ventilación pulmonar), problemas menstruales e infertilidad y cálculos de vesícula. Entre otros.

¿Cómo se trata la obesidad?

La mejor forma de bajar peso y corregir la obesidad es consumir menos calorías y hacer una vida más activa. Si estas medidas fracasan y la obesidad es importante o causa problemas serios, puede estar indicado tomar medicamentos o recurrir a la cirugía. Estas son algunas reglas generales que te ayudarán a conseguirlo:

Fíjate metas que puedas lograr. Perder un 5-10 por ciento de tu peso actual en 6 meses es razonable. Entre 1 y 2 kilos por mes. No tengas prisa, pero sé constante.
Cambia tu estilo de vida: Consume menos calorías y mantén una vida activa.

Toma alimentos saludables como:

  • Productos lácteos descremados como yogur, queso y leche desnatados.
  • Alimentos ricos en proteínas, como carnes sin grasa, pescado, pollo sin piel y legumbres (lentejas, guisantes o garbanzos).
  • Alimentos con cereales integrales, como pan y arroz integrales.
  • Frutas frescas.
  • Verduras frescas o congeladas.
  • El aceite de oliva es saludable para el corazón, aunque debe usarse con cuidado porque tiene muchas calorías.

Evita alimentos poco sanos como:

  • Las grasas saturadas, que se encuentran principalmente en las carnes grasas, carne picada, salchichas y pollo con piel.
  • Productos lácteos enteros.
  • Patatas chips, bollería industrial y margarinas.
  • Yemas de huevo
  • Vísceras animales.
  • Comidas y bebidas azucaradas (refrescos azucarados, postres, fruta en almíbar).

Haz ejercicio. Puedes empezar por las tareas de casa, subir escaleras, usar menos el coche o hacer los recados andando. El siguiente paso es buscar un tiempo para caminar. Tres o cuatro veces por semana, una o dos horas puede ser suficiente. También puedes andar en bicicleta o nadar y aumentar la intensidad y la cantidad de tiempo según tu situación física y ocupaciones.

Identifica tus posibilidades de mejora y cambia tus hábitos. Mira si puedes:

  • Sustituir el ver televisión por salir a pasear.
  • Lleva al trabajo una muda de ropa para cambiarte e ir directamente a hacer ejercicio.
  • Puedes llevar un registro de los alimentos que consumes, de la cantidad de actividad física que realizas a diario y de tu peso. Coméntalo con tu profesional sanitario de referencia.
  • Si tienes dificultades para bajar peso, busca ayuda. Tu familia, tus amigos y el profesional sanitario pueden ayudarte.

Las medicinas para bajar de peso pueden ser una alternativa para personas que no logran bajar peso tras 6 meses de intentar estos cambios con apoyo profesional, o que tienen un índice de masa corporal mayor de 30.

El orlistat (Xenical®) combinado con dieta y ejercicio produce una reducción de peso que varía entre 0,25 y 2 kilos en los primeros 6 meses al conseguir disminuir la absorción de las grasas y eliminar por las heces alrededor del 30% de las ingeridas. Si la comida que se toma no contiene grasa, no es necesario tomarlo. Es necesario un seguimiento médico.

Hay algunos productos de venta libre que aseguran que ayudan a bajar peso. No son medicamentos y en general no son recomendables.

La cirugía para bajar de peso puede ser una alternativa para personas en las que han fallado los tratamientos anteriores y tienen un índice de masa corporal mayor de 40 o mayor de 35 y que además presentan problemas serios de salud relacionados con el exceso de peso (apnea del sueño, diabetes o cardiopatía secundaria).

© 2017 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org