Melanoma cutáneo

¿Qué es el melanoma?

Hay varios tipos de cáncer de piel. El que se forma a partir de los melanocitos es el melanoma cutáneo.

Los melanocitos son las células encargadas de fabricar la melanina, el pigmento que da color a nuestra piel y que nos protege del sol. Están sobre todo en la piel, aunque también los hay en el ojo y en las mucosas (capa húmeda que recubre la boca y los intestinos). El melanoma puede derivar de cualquiera de esos tejidos y es más frecuente en personas que sufren quemaduras solares.

En España se mueren alrededor de 1.000 personas cada año por esta enfermedad y en el año 2010 hubo 42.346 estancias hospitalarias por cáncer de piel.

En más común entre las personas mayores, pero pueden darse casos en la infancia y la adolescencia.

 

¿Cuáles son los factores de riesgo para sufrir un melanoma cutáneo?

Si tienes alguno de estos factores tienes más riesgo de sufrir un melanoma:

  • Exponerte a la luz del sol o a cabinas de bronceado
  • Piel de la cara clara que se quema con facilidad o tiene pecas.
  • Ojos claros
  • Pelo rubio o pelirrojo
  • Tener lunares en el cuerpo
  • Tener antecedentes familiares de melanoma

¿Cómo se diagnostica el cáncer de piel?

El diagnóstico de sospecha de un cáncer de piel se obtiene mediante un examen de cualquier alteración de la piel realizado por un médico.

Tras el examen no se debe destruir una lesión (con frío, por ejemplo) sin estar seguros de su benignidad.

El diagnóstico de confirmación se realiza analizando una muestra del tejido de la lesión (biopsia). Para ello el médico extirpa un trozo de lesión y la envía a un centro para su análisis con microscopio. Mediante este análisis un patólogo determina si existen células cancerosas.

Es muy importante que el melanoma se diagnostique y trate cuanto antes, ya que esto influye seriamente en su pronóstico.

¿Cómo prevenir el cáncer de piel?

Para tener menos riesgo de cáncer de piel, es conveniente que sigas estos consejos:

  • Evita ponerte al sol entre las 11 de la mañana y las 5 de la tarde.
  • Evita las cabinas de bronceado y las lámparas de rayos ultravioleta.
  • Si tu piel es clara ten mucho cuidado, eres más sensible a la exposición al sol. Si tu piel es oscura, no te confíes, también puedes quemarte y aumentar tu riesgo de cáncer de piel.
  • Las personas con problemas inmunitarios pueden tener mayor probabilidad de desarrollar cáncer de piel, por lo que deben mantenerse a la sombra siempre que puedan.
  • Las personas que han tenido un cáncer de piel previamente o que tienen antecedentes familiares son más propensas a tener cáncer de piel.
  • Cuando te expongas al sol procura usar mangas y pantalones largos y sombrero o visera amplios.
  • Usa cremas protectoras solares con factor de protección de 15 o más.
  • Usa gafas de sol que filtren los rayos ultravioleta B.
  • Una alimentación variada y sana y evitar tabaco y alcohol también son buenos hábitos para proteger tu piel.
  • Algunos medicamentos pueden hacerte más sensible al sol. Lee cuidadosamente los prospectos.
  • Si te aparece una lesión en la piel que dure más de 30 días, consulta a tu médico
  • Si tienes lunares, es posible que sea apropiado un seguimiento profesional.
  • Si un lunar cambia de forma, tamaño, color, te pica o aparece de nuevo, consúltalo.
  • Si un lunar tiene más de un color, es asimétrico (al dividirlo por la mitad las dos partes son diferentes), sus bordes son dentados o desiguales, sangra o se ulcera es necesario consultarlo.
  • Si aparece un lunar pequeño muy cerca de otro más grande (lunar satélite) consúltalo.

¿Cómo se trata el melanoma cutáneo?

El tratamiento del melanoma en su fase inicial tiene buen pronóstico, por eso es necesario acudir pronto al médico y tratarlo cuanto antes. Hay varias formas de tratar el melanoma de la piel:

Cirugía. Es el tratamiento habitual en todos los casos de melanoma. En algunos casos se extraen también los ganglios linfáticos que están comunicados con el tumor. En ocasiones se utiliza la técnica del ganglio centinela. Se inyecta una sustancia de color en la zona del tumor, se localiza, extirpa y analiza el ganglio que primero se tiñe (ganglio centinela) y si está afectado se extirpan algunos ganglios de la zona.

Quimioterapia. La quimioterapia o “quimio” es el tratamiento del cáncer con medicamentos que eliminan o impiden la multiplicación de las células malignas. Sus efectos secundarios derivan sobre todo de que también destruyen células normales del organismo que son de crecimiento rápido como los glóbulos blancos o las células de las mucosas. A veces se utiliza quimioterapia además de la cirugía para eliminar células que pudieran no haber sido eliminadas con la resección del tumor y los ganglios. Hay numerosos medicamentos autorizados para el tratamiento del melanoma y muchos también en fase de investigación.

Radioterapia. Utiliza radiaciones para eliminar las células tumorales.

Terapia biológica. Mediante la terapia biológica se estimula la capacidad del sistema de defensa de la persona (sistema inmunitario) para atacar el tumor. El interferón y la interleucina-2 son dos ejemplos.

Terapia dirigida. Cuando se usan medicamentos u otras sustancias diseñadas específicamente para atacar las células malignas respetando las normales. El tratamiento con anticuerpos monoclonales o con virus anticancerosos son algunos ejemplos.

Existen muchos tratamientos en fase experimental. 

© 2017 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org