Hipertensión Arterial

¿Qué es la Hipertensión arterial?

La presión arterial es la fuerza que la sangre ejerce sobre las arterias. Las arterias son como las tuberías de nuestra casa y la presión a la que fluye el agua dentro de esas tuberías sería el equivalente a la presión a la que circula la sangre por nuestras arterias.

Cuando nuestro corazón se contrae (sístole) y expulse la sangre se alcanza la presión máxima o sistólica y mientras se llena de sangre (diástole) la presión mínima o diastólica.

La presión arterial varía a lo largo del día. Cuando se mantiene elevada persistentemente se habla de Hipertensión arterial (HTA).

Cuando una persona tiene HTA su corazón tiene que hacer más fuerza para expulsar la sangre y sus arterias se estropean antes. Como consecuencia tiene más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares, sobre todo accidentes cerebrovasculares y cardiopatía isquémica.

La HTA es un problema muy frecuente, alrededor de un 30% de las personas de 30 a 70 años son hipertensas. Además, entre las que conocen su diagnóstico y reciben tratamiento, sólo 1 de cada 3 varones y una de cada 2 mujeres están bien controlados.

¿Cuál es la causa de la hipertensión arterial?

La gran mayoría de pacientes, especialmente los de más edad, no tienen una causa concreta que motive la hipertensión arterial. Se habla en este caso de hipertensión esencial o primaria.

Cuando hay una causa conocida se habla de hipertensión secundaria. La enfermedad renal y el embarazo son las causas más frecuentes.

Algunos tóxicos como el alcohol, nicotina o cocaína pueden producir hipertensión arterial.

Algunos medicamentos como los descongestionantes nasales, los antidepresivos, la ciclosporina o las hormonas, pueden tener como efecto adverso el desarrollo de hipertensión.

Finalmente existen algunas enfermedades endocrinas que también pueden asociarse a hipertensión: Feocromocitoma, síndrome de Cushing, síndrome de Conn, acromegalia, hiperparatiroidismo. Entre otras, poco frecuentes.

¿Cómo medir la presión arterial?

La técnica de medida de la presión arterial es importante para asegurarte que los valores sean correctos. Estas son algunas consideraciones que debes tener en cuenta:

  • La medida debe realizarse con un aparato homologado y calibrado. Lleva de vez en cuando el aparato a tu centro de salud y compara los resultados con el de tu profesional sanitario.
  • Para tomarte la presión arterial es importante que estés sentado con el brazo en extensión a la altura del corazón.
  • Con los esfingomanómetros aneroides o con los de mercurio, el manguito debe ser el apropiado para la circunferencia de tu brazo y debe situarse 2-3 cm por encima de la flexura del codo. Si el aparato es de pulsera, deves seguir las instrucciones del fabricante.
  • Al menos la primera vez debes tomarte la presión arterial en los 2 brazos y considerar el que tiene la presión más elevada como referencia para tomas sucesivas.
  • Si precisas una nueva toma es conveniente que esperes 1-2 minutos tras la previa.

¿Cuándo una persona puede considerarse hipertensa?

Una persona con presión arterial igual o mayor a 140/90 mmHg tomada en varias ocasiones, podemos decir que tiene Hipertensión Arterial

 

Aunque en general podemos decir que cuanto mayor es la presión arterial mayor es el riesgo cardiovascular, necesitamos establecer puntos de corte para tomar decisiones a la hora de pautar la frecuencia de visitas de seguimiento y los tratamientos.

En este sentido existe acuerdo general en que una persona con presión arterial sistólica igual o mayor a 140 mmHg o una presión arterial diastólica igual o mayor que 90 mmHg sufre Hipertensión Arterial (HTA).

Como la presión arterial varía a lo largo del día es necesario tomar la presión arterial en 2 o 3 ocasiones y en todas las tomas debe estar por encima de 140/90 mmHg.

Además, para confirmar el diagnóstico, es recomendable hacer una monitorización ambulatoria de la presión arterial (MAPA). Una MAPA es un registro continuado durante todo un día con un aparato que mide la presión arterial cada 20 o 30 minutos. Si no hay disponibilidad de MAPA, el profesional que te atiende puede proponerte que te midas tú mismo la presión con un aparato tradicional en casa (AMPA) dos veces al día (mañana y tarde) durante 4 a 7 días.

Si tienes una presión arterial de 140/90 o mayor y además tienes afectado algún órgano a causa de esa presión arterial elevada o tienes diabetes o una enfermedad renal crónica, no es necesaria una segunda toma para confirmar el diagnostico.

Tampoco son necesarias tomas ni pruebas adicionales si las cifras de la toma en consulta médica son iguales o superiores a 180/110 mmHg.

¿Cómo se puede prevenir o controlar la hipertensión arterial?

La gran mayoría de personas que sufren hipertensión arterial no tienen síntomas, por lo que es recomendable tomarse la presión de vez en cuando. Una pauta razonable puede ser ésta:

  • Si no tienes una toma reciente, tómatela.
  • Si en esa toma tus cifras son iguales o están por encima de 140/90 mmHg, debes acudir a tu médico, es posible que tengas hipertensión arterial.
  • Si tu presión arterial es menor de 140/90 pero igual o mayor de 135/85 mmHg, tómatela una vez cada año.
  • Si el resultado es inferior a 130/85 y tienes menos de 40 años, 1 toma cada 4 años es suficiente. Si tienes más de 40 años, tómatela cada 2 años.

Para prevenir la hipertensión arterial o mejorar el control en caso de que la padezcas, puedes hacer esto:

  • Haz una dieta sana y equilibrada.
  • Controla tu peso y evita el sobrepeso o la obesidad. La obesidad es un factor de riesgo de hipertensión arterial y de enfermedad cardiovascular.
  • Toma comidas con menos sal (sodio). Acostúmbrate a leer la composición de los alimentos envasados que compras y mira la cantidad de sodio que contienen. Puedes sustituir la sal por otros condimentos: hierbas, especies, ajo o cebolla.
  • Mantente activo y haz ejercicio físico regularmente.
  • No fumes.
  • Evita el alcohol o tómalo con moderación.
  • Sigue las indicaciones de tu médico a la hora de tomar pastillas. No las tomes por tu cuenta ni las dejes ni las cambies si él no te lo indicó.
  • Acude a las visitas que tu profesional sanitario te recomiende.

© 2017 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org