Varices

¿Qué son las varices?

 Las venas son tubos (vasos sanguíneos) que recogen la sangre de todo el cuerpo para llevarla al corazón, que la envía a los pulmones para recoger oxígeno. La sangre oxigenada vuelve al corazón desde donde es bombeada a todo el cuerpo a través de otros vasos sanguíneos llamados arterias para llevar oxígeno a las diferentes partes de nuestro cuerpo.

Las venas tienen unas válvulas que solo permiten circular la sangre en dirección al corazón. Cuando esas válvulas se estropean, la sangre refluye y se acumula, las venas se dilatan y aparecen las varices.

Suelen aparecer en las piernas porque las venas de las piernas tienen que vencer la fuerza de gravedad para llevar la sangre al corazón, aunque también pueden formarse en otras partes del cuerpo.

Son muy frecuentes, sobre todo al aumentar la edad, cuando hay antecedentes en la familia, en el embarazo, en las personas con obesidad y en las que llevan una vida sedentaria.

Las telangiectasias, las arañas vasculares y los varicoceles son problemas de las venas que tienen cierta relación con las varices. Las telangiectasias son agrupaciones de pequeños vasos sanguíneos de color rojo que generalmente aparecen en la cara y parte superior del cuerpo. Las arañas vasculares son dilataciones de los capilares, que son los vasos sanguíneos más pequeños del cuerpo, entre las venas y las arterias. Ambas pueden ser debidas a diferentes causas y deben consultarse, aunque no suelen tener mas importancia que la estética. Los varicoceles son varices en los testículos, pueden producir dolor y esterilidad.

¿Cuáles son los signos y síntomas de las varices?

Normalmente las varices causan pocos síntomas o ninguno, aunque pueden producir:

  • Dolor, picor y en ocasiones calambres
  • Sensación de pesadez en las piernas
  • Hinchazón de pies y tobillos. Al presionar en la piel con el dedo queda la huella un rato.
  • Cambios en el color de la piel que está encima de la variz (10% de las personas con varices), que puede producir picor, eccema, sangrado e incluso úlceras (3% de las personas con varices)
  • Raramente se inflaman y acumulan coágulos de sangre. Esta inflamación se llama tromboflebitis.

 

¿Cómo se diagnostican las varices?

 Habitualmente las varices se diagnostican con una simple consulta médica sin necesidad de pruebas especiales.

Tu médico te preguntará por los síntomas que tienes y te examinará las piernas acostado y de pie.

Es posible que te solicite alguna prueba, como una ecografía Doppler. El ecógrafo Doppler emite ultrasonidos que al rebotar con las venas se transforma en una imagen. Esta imagen permite diagnosticar la existencia de varices, la magnitud del reflujo y descartar la presencia de coágulos.

También es posible que te recomiende visitar a algún cirujano vascular.

¿Qué cambios en el estilo de vida son útiles para la persona con varices?

Algunos cambios en el estilo de vida pueden mejorar los síntomas y retrasar la formación de nuevas varices y sus complicaciones:

  • Evita permanecer mucho tiempo de pie sin moverte.
  • No cruces las piernas cuando estés sentado.
  • Procura mantener las piernas por encima de la altura del corazón.
  • Camina, haz ejercicio físico
  • Si tienes sobrepeso u obesidad intenta adelgazar.
  • No uses ropa apretada, sobre todo de cintura hacia abajo.
  • Usa zapatos bajos o con poco tacón.
  • Consulta con tu médico la conveniencia de medias de compresión y qué tipo de media es la más conveniente para ti. Si tienes las arterias afectadas a demás de las venas pueden estar contraindicadas.
  • Duchas de agua fría y tibia alternando pueden aliviar los síntomas. Hidrata bien la piel después.
  • Si una vena sangra, eleva la pierna por encima del corazón, presiona durante 15 minutos y consulta a tu médico, sobre todo si no deja de sangrar.

¿Cómo se tratan las varices?

En general las medias de compresión elástica no son adecuadas como tratamiento independiente para las varices en las que pueda estar indicado un tratamiento intervencionista. El tipo de tratamiento intervencionista más adecuado debería ser valorado por un cirujano vascular, si existe disponibilidad, en caso de:

  • Varices sintomáticas (dolor, hinchazón, sensación de pesadez o picazón) o asociadas a cambios en la piel (pigmentación o eczema) causados por la insuficiencia venosa crónica.
  • Trombosis venosa superficial (caracterizado por la aparición de venas, duras, dolorosas).
  • Úlceras venosas.

Existen diferentes técnicas capaces de eliminar las varices. La indicación de una u otra varía según la localización y la gravedad de las varices.

La ligadura de las venas comunicantes (que unen las venas superficiales con las profundas) y la flebectomía (extracción) de las venas más largas a través de cortes pequeños en la piel se realiza en casos graves de varices. Se ligan las venas y se extraen. Este procedimiento no suele requerir ingreso hospitalario y el tiempo de recuperación varía de 1 a 4 semanas dependiendo del tipo de trabajo. Eliminar esas venas no causa grandes problemas de circulación, ya que siempre quedan venas suficientes.

Se han desarrollado otras técnicas con algunas ventajas sobre la cirugía tradicional, como la cirugía endoscópica. En esta técnica se bloquea la vena desde dentro, introduciendo a través de ella un dispositivo quirúrgico. Deja menos cicatrices en la piel y la recuperación es rápida.

Cuando las varices son pequeñas, las venas varicosas también se pueden eliminar con la energía lumínica de un láser.

Otra técnica es la escleroterapia guiada por ecografía. Se inyecta una sustancia química en la variz para bloquearla. Tras la inyección, la vena se irrita, cicatriza, se colapsa y desaparece la variz. Este procedimiento suele usarse para tratar varices pequeñas. Se realiza en la consulta médica, pueden ser necesarias varias sesiones y precisa un vendaje o medias de compresión durante unos días.

Todos estos procedimientos pueden tener efectos adversos como hinchazón, cambios de color de la piel y dolor, que no suele ser intenso. Raramente se complica con infección o con formación de coágulos. Tras la intervención puede estar indicado un vendaje de compresión o medias elásticas, que generalmente no debe usarse durante más de siete días.

© 2017 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org