El ejercicio físico en la diabetes tipo 2

El ejercicio físico regular y continuado ayuda a perder peso, mejora el control de la diabetes, reduce los niveles de triglicéridos, mejora la movilidad y el tono muscular, disminuye el riesgo de muerte y mejora la calidad de vida.

El ejercicio puede ser aeróbico o de resistencia. En general las personas con diabetes pueden practicar cualquier deporte, aunque lo más fácil y asequible suele ser el andar.

Es mejor realizarlo en compañía. Si tomas fármacos que pueden bajar la glucemia o utilizas insulina debes saber reconocer las hipoglucemias (bajadas de azúcar); puede ser necesario tomar algún alimento antes de realizar el ejercicio y llevar algún suplemento azucarado (sobre de azúcar, caramelos con glucosa, una fruta).

Aconséjate con tu profesional sanitario qué tipo de ejercicio es adecuado para tu edad, tratamiento, problemas de salud y condición física.

Es recomendable realizar ejercicio físico regular y continuado en 3 sesiones semanales, en días alternos, progresivas en duración e intensidad. Lo más sencillo es dar un paseo de 30-60 minutos, 3 veces por semana con ropa y calzado cómodos.

Referencias

© 2018 Hixea | Arriba

Quienes somos Hixea es un proyecto que tiene como finalidad elaborar material de educación sanitaria dirigida a pacientes. Está en fase de pruebas por lo que el material que aparece en esta web no tiene utilidad temporalmente. Puedes enviar sugerencias, comentarios o preguntas a info@hixea.org